Feb 102016
 

En alguno de mis posts anteriores y  también en mi canal de YouTube he hablado en repetidas ocasiones acerca de la importancia que reviste la noción de estrategia para cualquier acción de marketing que queramos realizar.

Pensar en términos estratégicos es esencial para lograr cualquier objetivo que nos propongamos y nos prepara a priori con alternativas a nivel táctico para lograrlos. Ahora bien, si los objetivos a lograr en un horizonte temporal dado no son claros o estan difusos, estaremos desgastandonos en acciones sin sentido que demandarán el empleo de esfuerzo y recursos por gusto.

Es imprescindible pensar antes de actuar, y saber que queremos alcanzar en cada momento. En este proceso, es incalculable el valor que tienen las ¨alianzas estratégicas¨.

Una ¨ alianza estratégica¨ se produce cuando nos unimos a otro para lograr determinados objetivos en un espacio, un tiempo, un segmento de público o un mercado determinado. Este otro puede ser otro artista , un proyecto, una marca, una entidad , una figura pública , una entidad con recursos o cualquier otro que nos resulte efectivo para conseguir lo que buscamos.

Explotar la imagen de marca o resultados generados o alcanzados por el otro en el mercado de nuestro interes va a ser nuestro objetivo primordial, y siempre tenemos que pensar que la transferencia de imagen entre el otro y nosotros se va a producir inexorablemente por lo que hay que seleccionar muy bien con quien nos aliamos.

Hay alianzas estratégicas que se realizan para obtener resultados puntuales, otras para lograr resultados a diferentes plazos,  pero otras pueden durar años o toda la vida.

Jul 232014
 

Uno de los temas que ha sido una constante en la vida de los artistas desde la antigüedad, ha sido el de buscar financiamiento para sus proyectos.

Este es un tema complejo que requiere de habilidades y de un trabajo sistemático. Algunos artistas tienen la capacidad de lograrlo con relativa facilidad, mientras que a la gran mayoría el tema se les convierte en algo realmente tortuoso.

Lo más importante,  antes de hacer cualquier gestión en este sentido, es  tener claridad sobre diferentes aspectos sobre los que casi siempre parece tenerse definiciones claras, pero que la gran mayoría de las veces, de acuerdo a mi experiencia personal no se tienen.

Entre los principales aspectos –entre otros-  sobre los que  es importante tener claridad están los siguientes:

  1. En qué consiste nuestra obra y/o proyecto.
  2. Que es exactamente lo que necesitamos.
  3. En qué cantidad.
  4. Cuándo lo necesitamos.
  5. Para que es necesario este apoyo.
  6. Cuando se verán en el tiempo los resultados.
  7. Que beneficio va a obtener el aportador de su apoyo.

Resulta imprescindible que tengamos claridad absoluta sobre las características de nuestra obra o proyecto y podamos exponerlo de una manera atractiva y motivadora.  Cualquier propuesta tiene que ser enunciada como un discurso de venta corto, concreto, lleno de vida, y  que denote  una proyección de futuro clara. No es necesario hacer historias pasadas sobre nuestras penurias o fracasos. Eso no interesa a nadie.

Qué necesitamos, en qué cantidad y para cuando lo necesitamos aparecen lugares comunes pero no lo son. Un apoyo puede darse en  valores, productos y/o servicios y es imprescindible saber con exactitud qué necesitamos, en qué cantidad, para que exactamente hace falta cada cosa y en qué momento hacen falta. No se puede pedir por medir sin tener primero un pequeño plan elaborado que le dé la medida al aportador de que nosotros sabemos lo que estamos haciendo. Esto sirve además para poder negociar y ajustar elementos si fuera necesario.

Cualquiera que aporta algo quiere saber para qué es necesario lo que está dando, pero además, quiere saber en qué tiempo va a ver los resultados de su aporte. Podemos hablar del montaje de un espectáculo, de la preparación de un concierto, de la grabación de un disco, de una gira local, de la inauguración de una galería, en fin de infinitas posibilidades pero en cualquier caso hay que especificar el uso del aporte y un estimado en tiempo de cuándo podrán verse  resultados parciales o totales.

Entre los elementos más importantes está el hecho de que el que aporta tiene que sentir cómo se va a beneficiar del mismo. Aquí es necesario pensar detenidamente en todas los aspectos en que podemos dar crédito o visibilidad a la persona, institución, empresa o cualquier otra entidad que nos está apoyando. Mucho de los aportes a las artes se hacen por individuos filántropos que no quieren una publicidad explícita como puede querer una empresa para sí o sus marcas, pero en cualquier caso se puede pensar en agradecimientos públicos, invitaciones, etc.

Por último es esencial mantener permanentemente informado al aportador del desarrollo del trabajo que hacemos y de cómo su apoyo se va materializando.

Es imprescindible convertirlos en parte de nuestro proyecto y no asumirlos como simple elementos externos a nuestra gestión. Este es un trabajo que requiere de un esfuerzo permanente en el que no podemos desmayar.

 

 

Jul 152013
 

Muchos artistas y gestores me escriben desde diferentes países, con problemas más o menos similares en base al tipo de proyecto que trabajan y la manifestación artística en que se mueven.

En este sentido, me llegan comentarios de muchos  artistas jóvenes que inician  sus propios proyectos artísticos y que no saben por donde comenzar a trabajar.
Un elemento fundamental en estos casos, es conocer cómo funciona el mercado de arte en la zona donde quieren comenzar a trabajar o en el circuito que se quieren colocar, y lamentablemente casi ninguno maneja esto con un mínimo de profundidad que les permita tomar decisiones acertadas.
Ahora bien, al margen de esta tarea de partida les sugiero a todos que lo primero que tienen que tratar de lograr con sus proyectos en esta etapa  es VISIBILIDAD. Si un proyecto es nuevo, es esencial que el público lo vea u oiga hablar de él la mayor cantidad de veces posibles para que pueda después RECONOCERLO e IDENTIFICARLO como referente único.
Esto implica que en esta primera etapa hay que tratar de ¨colarse¨ en todo tipo de espacio donde sea posible hacerlo, teniendo en cuenta de que en este momento a veces hay que ¨perder¨ para después ¨ganar¨ por lo que dinero ahora no es lo importante.
Busquen visibilidad y reconocimiento y después que el público los reconozca y los prefiera lo demás llegará a su tiempo.
Apr 252013
 

Es asumido como lugar común por los artistas, que todos los días tienen que “cargar” u operar con sus instrumentos y herramientas de trabajo esenciales para el desarrollo de su trabajo artístico.

Un bailarín no deja nunca atrás sus mallas, sus calentadores o sus zapatillas, como tampoco un músico deja sus instrumentos o partituras, un pintor o escultor sus cinceles, pinceles o paletas y un payaso sus maquillajes y trajes. Esto es así desde que el mundo es mundo y se asume como natural. Sin embargo, yo creo que al equipaje diario de los artistas les falta algo, y es lo que yo que dado en llamar ¨la mochila¨ de marketing. En esta mochila, que no pesa nada, los artistas tiene que llevar consigo los conocimientos y las herramientas esenciales que les permitan saber que tienen que hacer para poder colocarse y competir en el complejo mercado del arte de hoy.

No se trata de que se conviertan en “expertos”, pero si, de que al menos sepan el A,B,C del mundo real en el que tienen que operar para poder vivir del arte . Esta mochila no las dan las Academias, pero el artistas debe tratar de encontrar donde están estos conocimientos básicos y estas herramientas y armar su propia mochila que les permita ir a la batalla del mercado con conocimiento de causa y no totalmente ciegos. Vivir del arte, sin traicionar el arte, es una tarea difícil, pero no imposible. Hay que prepararse para ganar.

Sep 062012
 

Este es un tema bastante controvertido y creo que se debe, entre otros factores a los siguientes:

  • Las diferentes nociones de marketing que se han ido desarrollando a lo largo de su vida como disciplina.
  • La esfera de actividad a que se aplique.
  • Los objetivos concretos a alcanzar por la persona que lo aplique.
  • Los prejuicios desarrollados hacia el mismo en la mente de muchos públicos.

Cualquiera que se aproxime al tema del marketing, tiene que  estar dispuesto a asumir, que este no es un cuerpo de conocimientos y técnicas rígidos que existe en un libro de texto como verdad absoluta o ley científica que establece una relación causa efecto pre determinada.

El marketing  como disciplina es un organismo vivo y en constante evolución que se mueve en los límites entre la ciencia, la técnica y el arte.

El propio desarrollo del mercado marcó la evolución de un marketing centrado primero en la invención y desarrollo de productos, hacia  un marketing orientado a vender lo producido donde el centro de su gestión fue la publicidad y una vez agotado este ciclo a un marketing dirigido a producir lo que se vendía. Posiciones históricas que aún hoy pueden ser asumidas como estrategias de marketing en función de las necesidades y realidades del que lo utilice. Más allá de esto, se entronizo después el marketing de relación donde lo más importante no es captar sino mantener públicos, y en base a la esfera en que se aplique y a su complejidad podemos considerarlo también en sus versiones de:  marketing de productos, de servicios, de post venta, operacional, estratégico, de guerrillas, logístico o internacional entre otros y a planos de gestión de diferentes alcances.

Con esto quiero decir que no existe un marketing, sino muchas formas y maneras de aplicarlo y que antes de utilizarlo tenemos que saber por qué y para qué lo necesitamos.

La esfera en que se aplique constituye por tanto un elemento vital para su uso, pues no va a ser lo mismo aplicar el marketing a la actividad turística, que a la venta mayorista de bebidas, a la actividad de servicios médicos, a un punto de venta local o al arte. Cada actividad requiere un enfoque puntual de marketing pues los cuatro elementos básicos de la estructura de mercado de cada una de estas gestiones, es decir: el producto, el precio, los canales de distribución y la comunicación van a corresponder a universos totalmente diferentes.

Los objetivos de la persona que lo aplique también van a ser decisivos en seleccionar que tipo de marketing vamos a desarrollar, pues no será lo mismo proponerse objetivos de mercado de alcance estratégico a nivel internacional a lograr en 10 años, que proponerse posicionar una marca a nivel local,  aumentar las ventas durante el periodo de verano o penetrar un circuito de distribución de primer nivel al que no hemos logrado llegar.

Por último, muchos tendrán que luchar (sobre todo en la esfera artística) contra los prejuicios que esta disciplina ha generado. No se puede confundir las acciones feroces de mercadeo que todos los días vemos realizadas con figuras “infladas” de poco o a veces ningún valor artístico con los beneficios que esta disciplina puede ofrecernos para llegar a conectar con nuestros públicos, captarlos, mantenerlos y lograr una identidad sólida de nuestros proyectos que nos separe de la conferencia.

Philip Kotler, reconocido gurú del marketing mundial, dice en el libro de Marcia Layton Turner (2001) “How to think like the world’s greatest marketing minds”, que una visión limitada del marketing es considerarlo igual a venta, donde el énfasis está en captar y no en mantener públicos. El llama a esto ¨marketing del Neanderthal¨, pues para él, marketing es todo lo que Ud. tiene que hacer para persuadir a alguien para que compre su producto o servicio y vender es la transacción que ocurre cuando Ud. ha logrado una buena estrategia de marketing. Parece esta una diferencia sutil, pero no lo es. Marca la gran diferencia a la hora de aplicar un marketing inteligente.

Sep 062012
 

Todos los que tratamos de colocar nuestros productos o proyectos, en el mercado, estamos en busca permanente de la oportunidad. Pero: ¿dónde está esa oportunidad que necesitamos? Lamentablemente, eso no lo sabe nadie.

Muchas veces es la suerte la que coloca a una persona en el camino del éxito, y digo el camino, porque sin trabajo tampoco el camino es fácil. Hay muchos casos en la historia que ilustran este punto. Pensemos en Edith Piaf la fantástica cantante francesa que cantando en Pigalle en plena calle para ganarse la vida, fue descubierta en 1935 por Louis Lepleé dueño de un club nocturno de fama en París quién fue  la persona idónea que la colocó en el mundo del canto profesional. Pura suerte diríamos, ¿estaba en el lugar correcto en el momento correcto? Sí, pero la realidad es que estaba trabajando y exponiéndose al público frente al cual las probabilidades son infinitas e insospechadas.

¿Qué quiero decir con esto?, pues que sencillamente, por muy desalentados que nos sintamos, no queda de otra que ganar visibilidad y seguir trabajando y mostrando nuestro trabajo en cuanto espacio sea posible.

Muchas veces la oportunidad también se hace, y no podemos sentarnos a esperar a que aparezca un “ángel” salvador que como súper héroe nos coloque en el camino del éxito. Dicen que la suerte es loca y a cualquiera le toca, pero mientras llega, si es que lo hace, no tenemos otra opción que trabajar sin descanso para hacernos reconocibles y diferentes y estar preparados para esa oportunidad que en algún momento construiremos o aparecerá.

Mar 052012
 

Desde la antigüedad, los artistas han enfrentado el reto de tener que aprender a venderse y vender su obra a mecenas, posibles patrocinadores, intermediarios y públicos finales. La elaboración y presentación de un discurso de venta ha sido un reto eterno y casi un arte, en el que de forma concisa y rápida los receptores tienen que ser capaces de percibirnos a nosotros y nuestra  propuesta como única, entender que beneficios pueden obtener con nosotros y también conocer que somos capaces de hacer.

Un ejemplo interesante y curioso es el de la propuesta de venta que acerca de su persona hiciera Leonardo de  Vinci a Federico Sforza Duque de Milán en 1482 con el propósito de ofrecer  sus servicios y buscando su apoyo. En dicho ¨pitch¨, luego de la introducción, Leonardo dijo al Duque.

—  Puedo hacer puentes.

—  Demoler  castillos.

—  Hacer el cañon más ligero que exista.

—  Construir túneles subterráneos.

—  Llevar agua de un lugar a otro.

—  Construir edificios públicos y privados.

—  Esculpir en bronce, mármol y arcilla.

—  Pintar y

—  Asumir la construcción del caballo de bronce en honor a su padre.

Como si todo esto fuera poco, dijo Leonardo para concluir:

Si algo de esto le resulta inimaginable, indemostrable  o irrealizable puedo hacerle una demostración  en su castillo o donde Ud. decida.

Dicen los historiadores que nunca le contestaron pero que lo contrataron por los próximos 16 años.

Después de conocer esta curiosidad histórica, podemos concluir que hasta hoy el reto sigue siendo el mismo.

Mar 052012
 

Hay un principio en la comunicación de marketing que dice que: ¨cualquier señal que emite una organización es síntoma de su estado de salud¨. Desde esta perspectiva, cualquier cosa que digamos o expresamos y la forma en que lo hagamos irá inexorablemente a conformar lo que se conoce como imagen de marca, la que solo existe, de manera  subjetiva e intangible en la mente de nuestros públicos.

Quiero llamar la atención de los lectores sobre algo que pudiera considerarse como una suerte de ¨vicio¨ sobre todo en los países del tercer mundo, lo que afecta considerablemente la credibilidad de cualquier proyecto, artista o entidad y que tiene que ver con lo que denomino la NO respuesta.

Existe una tendencia casi generalizada a no contestar. Todos los días me enfrento a este problema en la gestión de este blog. Me escriben personas y colegas de muchos países interesándose por mi trabajo y con reclamos tan variados como : dónde pueden adquirir mi libro,  solicitándome la posibilidad de asesoría puntual para sus proyectos, invitándome a colaborar con ellos en proyectos concretos, invitándome a eventos ,cursos o  conferencias de diferente temática, pidiéndome contacto por skype etc.

Esté o no complicada, a todos trato de contestarles lo más rápidamente posible y para sorpresa mía, sin importar el nivel de entusiasmo expresado por la otra parte sobre mi trabajo, recibo por respuesta muchas veces el silencio.

Esto es sencillamente fatal para cualquier proceso de gestión y afecta directa e inexorablemente la credibilidad e imagen de cualquier emisor.

Nunca se quede callado y conteste. El español es un idioma riquísimo, y Ud. tiene mil maneras de crear una relación permanente con una persona aún y cuando en este momento no pueda establecer una relación de trabajo puntual. Lo primero es agradecer una respuesta, y después argumentar cuál es la situación de una manera elegante como puede ser: lo mantendremos al tanto, vamos a evaluar su posible participación, ahora no es posible realizar el proyecto como lo habíamos pensado pero dejamos las puertas abiertas para un futuro, mantenemos contacto… etc.

Cualquier cosa que Ud. diga o no diga va a pesar sobre la credibilidad de Ud. y su proyecto pero el silencio no es buen aliado para ninguna imagen de marca consistente. Piense en esto y haga un esfuerzo sostenido por contestar a todo y a todos.