Jan 172020
 

Uno de los aspectos más difíciles en cualquier mensaje es definir que es exactamente lo que queremos decir.  Un argumento, es una idea que logre generar identificación y motivación en los públicos de cualquier  proyecto, y que esté en concordancia con la esencia de lo que queremos promover.

El argumento de nuestro mensaje deberá ser reconocido como único frente a los competidores.

Los argumentos suelen ser de 3 tipos:

Argumentos racionales:

  • Apuntan a lograr el convencimiento de los públicos objetivos acerca de la calidad, valor y otros beneficios que  pueden obtener con nosotros.

– Nuestro catálogo de artistas es de excelencia

 – Somos la productora musical más antigua del país

Argumentos emocionales: 

  • Apelan a lograr la atención de los públicos objetivos a partir de tocar su sensibilidad .Existe un universo muy grande de público que busca de su vinculación con el arte,  nuevas vivencias emociones y experiencias.

– Disfrutemos juntos la magia del cine en 3D

– Dos horas de fantasía en un espectáculo único

Argumentos morales:   

  • Apelan a lo que es apropiado, beneficioso, correcto y enaltecedor. Generalmente este tipo de argumento se dirige menos al público final que a los otros públicos que rodean a la organización como son: instancias a diferentes niveles, la comunidad, intermediarios y patrocinadores potenciales etc.

– Una colección de libros para homenajear a nuestros héroes

-Artistas plásticos por la vida. No al SIDA

Jan 032020
 

 

La procuración de recursos y fondos para desarrollar proyectos en la actividad artística y cultural es un problema que han tenido que enfrentar los artistas y sus equipos de trabajo desde la antigüedad.

Son pocos los artistas que han podido contar con recursos propios para dar vida a sus sueños y ha sido una práctica habitual que diferentes sectores de carácter privado, público, institucional, social y  gubernamental hayan contribuido al desarrollo del arte y la cultura a los mas diferentes niveles desde tiempos remotos.

Hoy,  los presupuestos para el fomento del arte y la cultura son cada vez más escasos, las competencias son mayores, el sector se ha complejizado  y la procuración de recursos y fondos se ha ido profesionalizando cada día más. Lo que antes se hacia de una forma relativamente “naif” hoy requiere de un pensamiento previo a la acción y de un determinado esquema de trabajo que posibilite procurar recursos y fondos con un determinado rigor que minimice la improvisación. Es muy importante destacar que en organizaciones artísticas grandes, este trabajo es realizado por profesionales especializados y departamentos dedicados  tiempo completo a ello, lo que por lógica no podremos hacer en proyectos personales o pequeños, pero sin embargo es muy importante que todos conozcamos que esta actividad demanda el desarrollo de una serie de pasos imprescindibles para su ejecución ,a los que tenemos que dedicarle tiempo, esfuerzo sostenido y mucha creatividad.

Si en nuestro equipo hay alguien que puede dedicarse a esta tarea mejor que mejor, pero si somos nosotros mismos los que debemos procurar recursos y fondos para nuestros propios sueños, no nos queda mas remedio que hacerlo con un mínimo de rigor y dedicarle un tiempo a esta tarea, la que no debe hacerse a lo loco ni como solución “apaga fuego” ante emergencias puntuales