Feb 102016
 

En alguno de mis posts anteriores y  también en mi canal de YouTube he hablado en repetidas ocasiones acerca de la importancia que reviste la noción de estrategia para cualquier acción de marketing que queramos realizar.

Pensar en términos estratégicos es esencial para lograr cualquier objetivo que nos propongamos y nos prepara a priori con alternativas a nivel táctico para lograrlos. Ahora bien, si los objetivos a lograr en un horizonte temporal dado no son claros o estan difusos, estaremos desgastandonos en acciones sin sentido que demandarán el empleo de esfuerzo y recursos por gusto.

Es imprescindible pensar antes de actuar, y saber que queremos alcanzar en cada momento. En este proceso, es incalculable el valor que tienen las ¨alianzas estratégicas¨.

Una ¨ alianza estratégica¨ se produce cuando nos unimos a otro para lograr determinados objetivos en un espacio, un tiempo, un segmento de público o un mercado determinado. Este otro puede ser otro artista , un proyecto, una marca, una entidad , una figura pública , una entidad con recursos o cualquier otro que nos resulte efectivo para conseguir lo que buscamos.

Explotar la imagen de marca o resultados generados o alcanzados por el otro en el mercado de nuestro interes va a ser nuestro objetivo primordial, y siempre tenemos que pensar que la transferencia de imagen entre el otro y nosotros se va a producir inexorablemente por lo que hay que seleccionar muy bien con quien nos aliamos.

Hay alianzas estratégicas que se realizan para obtener resultados puntuales, otras para lograr resultados a diferentes plazos,  pero otras pueden durar años o toda la vida.

Mar 312015
 

Mi último video número 34, está dedicado a los estudios de factibilidad.

Los estudios de factibilidad son un aspecto básico a tener en cuenta cuando vamos a hacer una inversión que puede ser de diferente naturaleza o alcance. Una galería de arte, una sala de cine, una tienda de artesanía, un punto de venta de material audiovisual, un centro  artístico cultural, etc.

Es importante saber exactamente qué queremos hacer, con que recursos contamos para ello y cuánto nos cuesta la inversión. En todo este proceso resulta esencial hacer un estudio de mercado previo que nos permita conocer con mayor o menos exactitud  al menos si realmente existe público para nuestra oferta es decir, si puede existir una demanda potencial para lo que hacemos, quién es ese público, qué poder adquisitivo tiene , dónde se encuentra y que otras ofertas parecidas a la nuestra existen en nuestra área de interés. Mucha de esta información aparece muchas veces publicada en estadísticas a nivel local o regional por lo que es importante tratar de revisarlas o hacer aunque sea empíricamente un estudio de terreno.

Es importante también hacer un estudio financiero que nos permita calcular con la mayor exactitud posible cuánto nos cuesta el proyecto y su operación en términos de necesidad de personal para operarlo, alquileres, equipamiento, gastos fijos, etc y cuánto tendríamos que ingresar en el periodo que determinemos para cubrir costos de operaciones y obtener beneficios. También debemos determinar si con lo que tenemos resulta suficiente o tenemos que buscar inversionistas que quieran compartir con nosotros la aventura y cuánto sería necesario pagarles a los mismos en términos de intereses en los plazos que se determinen. Otra opción es buscar aliados en términos de patrocinio que nos aporten recursos en productos , servicios o dinero a cambio de transferencia de imagen y promoción para su marca o productos. El tema de los impuestos es también vital.

También importante es tener en cuenta todos los aspectos legales que están vigentes con  relación al tipo de proyecto que queremos desarrollar, para poder operar dentro de la ley y no tener sorpresas por el camino. Todo lo relacionado con el medio ambiente es también importante tenerlo en cuenta.

No existe un solo tipo de estudio de factibilidad y su complejidad puede ser menor o mayor en base al tipo de  proyecto de que se trate, pero en cualquier caso debemos tener en consideración todo lo anterior más otros aspectos que resulten puntuales en relación con nuestra propuesta.

La asesoría de un contador y un abogado en este proceso resultan vitales pero si no se puede contar con ellos, es imprescindible estudiar lo mas que podamos el asunto para tratar de fallar lo menos posible.

Cualquier inversión es un riesgo, pero debemos de tratar de hacerla lo mas profesionalmente posible.

 

 

 

 

Jan 192015
 

 

La noción de mercado con que nos educamos en el pasado siglo XX, va cambiando día a día. Aunque el mercado sigue siendo un espacio de relación, intercambio y transacción, el impacto de las nuevas tecnología y de las redes sociales ha cambiado profundamente su modus operandi tradicional.

Mientras algunas cosas como las invariables 4 p del marketing, definidas con nitidez en la década de los sesenta del pasado siglo, han sido rebasadas por otras muchas p, y otras c, la estructura básica definidas por ellas como eje central de cualquier fenómeno mercantil en el que tienen que intervenir : un producto, un precio, una distribución y una promoción mantienen su vigencia hasta hoy, toda la plataforma en que estas variables clásicas funcionaron están cambiando   .

Para los artistas las nuevas tecnologías están y han  revolucionado de manera profunda su manera de operar, aunque el contexto socio económico y grado de desarrollo del contexto donde operen determine en gran parte esta evolución. Sin embargo, sin importar donde estemos, el impacto es tan grande que no queda de otra que en la medida de lo posible tratar de incorporarnos a la corriente que marcan los nuevos tiempos.

En la creación artística, las nuevas tecnologías han determinado nuevas formas de hacer y se han expresado en resultados artísticos antes impensables y costos de producción también inimaginables . En igual sentido todo lo relacionado con los precios y las formas de pago han sufrido un impacto impensable al hacerse el mundo mas global y mas interconectado. En la distribución, ni hablar, cada día los  artistas se vinculan mas y mas a su público y la función de los intermediarios tradicionales va desapareciendo o se va modificando. En la actividad literaria esto ha sido una verdadera revolución, así como en la música y los audiovisuales. En la plástica las paginas web y las galerías virtuales también han tenido un gran impacto y en las artes escénicas  muchos soportes han puesto producciones de primer nivel al alcance de todos.

Por otra parte las formas de promoción tradicionales, aunque mantienen su vigencia como técnicas han sufrido modificaciones profundas al disponerse de otras plataformas donde estas técnicas se siguen aplicando pero ahora de formas diferentes.

La búsqueda de financiamiento se han internacionalizado mediante plataformas on line  y la actividad de compra y venta de cualquier manifestación artística ha variado considerablemente.

En fin, un reto para todos es el nuevo mapamundi del mercado del arte del siglo  XXI, no nos queda de otra que aprender cada día para tratar de no quedarnos atrás y poder sintonizar con un nuevo mundo que va muy de prisa.

Jul 232014
 

Uno de los temas que ha sido una constante en la vida de los artistas desde la antigüedad, ha sido el de buscar financiamiento para sus proyectos.

Este es un tema complejo que requiere de habilidades y de un trabajo sistemático. Algunos artistas tienen la capacidad de lograrlo con relativa facilidad, mientras que a la gran mayoría el tema se les convierte en algo realmente tortuoso.

Lo más importante,  antes de hacer cualquier gestión en este sentido, es  tener claridad sobre diferentes aspectos sobre los que casi siempre parece tenerse definiciones claras, pero que la gran mayoría de las veces, de acuerdo a mi experiencia personal no se tienen.

Entre los principales aspectos –entre otros-  sobre los que  es importante tener claridad están los siguientes:

  1. En qué consiste nuestra obra y/o proyecto.
  2. Que es exactamente lo que necesitamos.
  3. En qué cantidad.
  4. Cuándo lo necesitamos.
  5. Para que es necesario este apoyo.
  6. Cuando se verán en el tiempo los resultados.
  7. Que beneficio va a obtener el aportador de su apoyo.

Resulta imprescindible que tengamos claridad absoluta sobre las características de nuestra obra o proyecto y podamos exponerlo de una manera atractiva y motivadora.  Cualquier propuesta tiene que ser enunciada como un discurso de venta corto, concreto, lleno de vida, y  que denote  una proyección de futuro clara. No es necesario hacer historias pasadas sobre nuestras penurias o fracasos. Eso no interesa a nadie.

Qué necesitamos, en qué cantidad y para cuando lo necesitamos aparecen lugares comunes pero no lo son. Un apoyo puede darse en  valores, productos y/o servicios y es imprescindible saber con exactitud qué necesitamos, en qué cantidad, para que exactamente hace falta cada cosa y en qué momento hacen falta. No se puede pedir por medir sin tener primero un pequeño plan elaborado que le dé la medida al aportador de que nosotros sabemos lo que estamos haciendo. Esto sirve además para poder negociar y ajustar elementos si fuera necesario.

Cualquiera que aporta algo quiere saber para qué es necesario lo que está dando, pero además, quiere saber en qué tiempo va a ver los resultados de su aporte. Podemos hablar del montaje de un espectáculo, de la preparación de un concierto, de la grabación de un disco, de una gira local, de la inauguración de una galería, en fin de infinitas posibilidades pero en cualquier caso hay que especificar el uso del aporte y un estimado en tiempo de cuándo podrán verse  resultados parciales o totales.

Entre los elementos más importantes está el hecho de que el que aporta tiene que sentir cómo se va a beneficiar del mismo. Aquí es necesario pensar detenidamente en todas los aspectos en que podemos dar crédito o visibilidad a la persona, institución, empresa o cualquier otra entidad que nos está apoyando. Mucho de los aportes a las artes se hacen por individuos filántropos que no quieren una publicidad explícita como puede querer una empresa para sí o sus marcas, pero en cualquier caso se puede pensar en agradecimientos públicos, invitaciones, etc.

Por último es esencial mantener permanentemente informado al aportador del desarrollo del trabajo que hacemos y de cómo su apoyo se va materializando.

Es imprescindible convertirlos en parte de nuestro proyecto y no asumirlos como simple elementos externos a nuestra gestión. Este es un trabajo que requiere de un esfuerzo permanente en el que no podemos desmayar.