Jan 192015
 

 

La noción de mercado con que nos educamos en el pasado siglo XX, va cambiando día a día. Aunque el mercado sigue siendo un espacio de relación, intercambio y transacción, el impacto de las nuevas tecnología y de las redes sociales ha cambiado profundamente su modus operandi tradicional.

Mientras algunas cosas como las invariables 4 p del marketing, definidas con nitidez en la década de los sesenta del pasado siglo, han sido rebasadas por otras muchas p, y otras c, la estructura básica definidas por ellas como eje central de cualquier fenómeno mercantil en el que tienen que intervenir : un producto, un precio, una distribución y una promoción mantienen su vigencia hasta hoy, toda la plataforma en que estas variables clásicas funcionaron están cambiando   .

Para los artistas las nuevas tecnologías están y han  revolucionado de manera profunda su manera de operar, aunque el contexto socio económico y grado de desarrollo del contexto donde operen determine en gran parte esta evolución. Sin embargo, sin importar donde estemos, el impacto es tan grande que no queda de otra que en la medida de lo posible tratar de incorporarnos a la corriente que marcan los nuevos tiempos.

En la creación artística, las nuevas tecnologías han determinado nuevas formas de hacer y se han expresado en resultados artísticos antes impensables y costos de producción también inimaginables . En igual sentido todo lo relacionado con los precios y las formas de pago han sufrido un impacto impensable al hacerse el mundo mas global y mas interconectado. En la distribución, ni hablar, cada día los  artistas se vinculan mas y mas a su público y la función de los intermediarios tradicionales va desapareciendo o se va modificando. En la actividad literaria esto ha sido una verdadera revolución, así como en la música y los audiovisuales. En la plástica las paginas web y las galerías virtuales también han tenido un gran impacto y en las artes escénicas  muchos soportes han puesto producciones de primer nivel al alcance de todos.

Por otra parte las formas de promoción tradicionales, aunque mantienen su vigencia como técnicas han sufrido modificaciones profundas al disponerse de otras plataformas donde estas técnicas se siguen aplicando pero ahora de formas diferentes.

La búsqueda de financiamiento se han internacionalizado mediante plataformas on line  y la actividad de compra y venta de cualquier manifestación artística ha variado considerablemente.

En fin, un reto para todos es el nuevo mapamundi del mercado del arte del siglo  XXI, no nos queda de otra que aprender cada día para tratar de no quedarnos atrás y poder sintonizar con un nuevo mundo que va muy de prisa.

 Leave a Reply

(requerido)

(requerido)

*


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>